domingo, 8 de junio de 2008

SIPAN - Domingo 1 de junio de 2008

Que la vida gire en círculos no es nada nuevo, el continuo ascenso-descenso nos hace regresar a situaciones ya vividas con anterioridad. En algo así se basa la teoría budista de la rueda de la vida.

Sin embargo, todo ello no son más que casualidades, coincidencias en el tiempo, porque ya nada es lo mismo. Podemos vivir situaciones parecidas, casi idénticas, pero nuestro bagaje es mayor, a pesar de que no hayamos evolucionado nada con el transcurso de los días.

Uno de esos déjà vu lo reviví hace unos días en la Puerta del Sol de Madrid. Unos años antes, también en domingo y recién llegado a la capital, ante la perspectiva de una semana enfrentándome a la soledad del viajero que tan bien representara Edward Hopper en "Habitación de Hotel" de 1931; me encontraba terriblemente deprimido cuando llegaron a mis oídos los acordes de "Hotel California" de The Eagles tocadas con aires andinos (flautas de pan, palos de lluvia, charangos, ...). Aguardé junto a aquellos músicos callejeros hasta que agotaron su repertorio de versiones de grandes éxitos, se hacían llamar Sipan.

Hoy mismo he vuelto a toparme con ellos y, además, del mismo modo, a través del viento que transportaba sus melodías, al salir de un bar de bocadillos de calamares. No lograba divisarlos y es que la Puerta del Sol sigue enclaustrada tras las vallas de las sempiternas obras de Renfe, pero me dejé llevar por los acortes hasta que me di de bruces con ellos, porque eran básicamente la misma formación, si bien, con alguna modificación en sus componentes y, probablemente, resignados ya a su situación de músicos de la calle que no les pude apreciar la primera vez.

Conseguí grabarles unos segundos ante las puertas del añejo establecimiento "La Mallorquina" donde probé una de las mejores napolitanas de chocolate que he podido degustar y me reencontré con el sabor de los roscos tontos de mi infancia. Dejo ese pequeño vídeo como prueba de todo lo dicho, y la versión que grabaron del tema principal de la película "El último mohicano". Fantásticos.